top of page

Carta abierta de los palestinos cristianos a líderes y teólogos de la iglesia en Occidente


Reproducimos y traducimos esta carta abierta que fue emitida por doce organizaciones e instituciones cristianas en Palestina, la Tierra Santa, el día 20 de octubre del año en curso, originalmente en inglés y publicada en la página change.org. La carta hace un llamado urgente a líderes de la iglesia en Occidente. Para nosotros es importante forjar canales de diálogo que permitan construir un mundo más justo, incluyente y humano. Confiamos en que este llamado desesperado a despertar conciencia, empatía y solidaridad trascienda y genere los cambios positivos que todos deseamos ver en nuestra humanidad compartida.

UN LLAMADO AL ARREPENTIMIENTO

Carta abierta de los palestinos cristianos a líderes y teólogos de la iglesia en Occidente


Publicada originalmente en inglés aquí el 20 de octubre de 2023.


“Aprende a hacer lo correcto; buscar justicia; defender a los oprimidos” (Isaías 1:17).


Nosotros, desde las instituciones cristianas palestinas y los movimientos de base abajo firmantes, lamentamos el renovado ciclo de violencia en nuestra tierra. Cuando estábamos a punto de publicar esta carta abierta, algunos de nosotros perdimos a amigos y familiares queridos en el atroz bombardeo israelí de civiles inocentes el 19 de octubre de 2023, incluidos cristianos, que se refugiaban en la histórica iglesia ortodoxa griega de San Porfirio en Gaza. Las palabras no logran expresar nuestra conmoción y horror con respecto a la guerra en curso en nuestra tierra. Lamentamos profundamente la muerte y el sufrimiento de todas las personas porque tenemos la firme convicción de que todos los seres humanos están hechos a imagen de Dios. También nos sentimos profundamente preocupados cuando se invoca el nombre de Dios para promover la violencia y las ideologías nacionales religiosas.


Además, observamos con horror la forma en que muchos cristianos occidentales ofrecen apoyo inquebrantable a la guerra de Israel contra el pueblo de Palestina. Si bien reconocemos las numerosas voces que han hablado y continúan hablando por la causa de la verdad y la justicia en nuestra tierra, escribimos para desafiar a los teólogos y líderes de iglesias occidentales que han expresado su apoyo acrítico a Israel y para llamarlos a arrepentirse y cambiar. Lamentablemente, las acciones y los dobles estándares de algunos líderes cristianos han dañado gravemente su testimonio cristiano y han severamente distorsionado su juicio moral con respecto a la situación en nuestra tierra.


Nos sumamos a nuestros compañeros cristianos para condenar todos los ataques contra civiles, especialmente familias y niños indefensos. Sin embargo, nos preocupa el silencio de muchos líderes eclesiásticos y teólogos cuando los civiles palestinos son los asesinados. También estamos horrorizados por la negativa de algunos cristianos occidentales a condenar la actual ocupación israelí de Palestina y, en algunos casos, su justificación y apoyo a la ocupación. Además, estamos consternados por cómo algunos cristianos han legitimado los continuos ataques indiscriminados de Israel contra Gaza, que hasta ahora se han cobrado la vida de más de 3.700 palestinos, la mayoría de los cuales son mujeres y niños. Estos ataques han provocado la destrucción total de barrios enteros y el desplazamiento forzado de más de un millón de palestinos. El ejército israelí ha utilizado tácticas dirigidas contra civiles, como el uso de fósforo blanco, la suspensión de agua, de combustible y de electricidad, y el bombardeo de escuelas, hospitales y lugares de culto, incluida la atroz masacre en Hospital Anglicano Bautista Al-Ahli y el bombardeo de la iglesia ortodoxa griega de San Porfirio que acabó con familias cristianas palestinas enteras.


Asimismo, rechazamos categóricamente las respuestas cristianas miopes y distorsionadas que ignoran el contexto más amplio y las causas fundamentales de esta guerra: la opresión sistémica de los palestinos por parte de Israel durante los últimos 75 años desde la Nakba, la limpieza étnica en curso de Palestina y la opresión y ocupación militar racista que constituye el crimen de apartheid. Este es precisamente el horrible contexto de opresión que muchos teólogos y líderes cristianos occidentales han ignorado persistentemente y, peor aún, ocasionalmente han legitimado utilizando una amplia gama de teologías e interpretaciones sionistas. Además, el cruel bloqueo israelí a Gaza durante los últimos 17 años ha convertido la Franja de 365 kilómetros cuadrados en una prisión al aire libre para más de dos millones de palestinos -el 70% de los cuales pertenecen a familias desplazadas durante la Nakba- a quienes se les niegan sus derechos humanos más básicos. Lamentablemente, las condiciones de vida brutales y desesperadas en Gaza bajo el puño de hierro de Israel han envalentonado a las voces extremistas de algunos grupos palestinos a recurrir a la militancia y la violencia como respuesta a la opresión y la desesperación. Lamentablemente, la resistencia no violenta palestina, con la que seguimos totalmente comprometidos, es recibida con rechazo, y algunos líderes cristianos occidentales incluso prohíben el debate sobre el apartheid israelí, como informaron Human Rights Watch, Amnistía Internacional y B'Tselem, afirmado tanto por palestinos como por sudafricanos.


Una y otra vez, se nos recuerda que las actitudes occidentales hacia Palestina-Israel adolecen de un flagrante doble rasero que humaniza a los judíos israelíes al tiempo que insiste en deshumanizar a los palestinos y encubrir su sufrimiento. Esto es evidente en las actitudes generales hacia el reciente ataque israelí a la Franja de Gaza que mató a miles de palestinos, la apatía hacia el asesinato de la periodista cristiana palestino-estadounidense Shireen Abu Akleh en 2022 y el asesinato de más de 300 palestinos, incluidos 38 niños en Cisjordania este año antes de esta reciente escalada.


Nos parece que este doble rasero refleja un discurso colonial arraigado que ha utilizado la Biblia como arma para justificar la limpieza étnica de los pueblos indígenas en las Américas, Oceanía y otros lugares, la esclavitud de los africanos y la trata transatlántica de esclavos, y décadas de apartheid en Sudáfrica. Las teologías coloniales no están pasadas de moda; continúan en teologías e interpretaciones sionistas de amplio alcance que han legitimado la limpieza étnica de Palestina y la vilipendio y deshumanización de los palestinos (incluidos los cristianos) que viven bajo el apartheid sistémico colonial. Igualmente, somos conscientes del legado cristiano occidental de la teoría de la guerra justa que se utilizó para justificar el lanzamiento de bombas atómicas sobre civiles inocentes en Japón durante la Segunda Guerra Mundial, en la destrucción de Irak y en la aniquilación de su población cristiana durante la última guerra estadounidense contra Irak, así como el apoyo inquebrantable y acrítico a Israel contra los palestinos en nombre de la supremacía moral y la “autodefensa”. Lamentablemente, muchos cristianos occidentales de amplios espectros


y denominaciones teológicas adoptan teologías e interpretaciones sionistas que justifican la guerra, haciéndolos cómplices de la violencia y la opresión de Israel. Algunos también son cómplices del aumento del discurso de odio anti-palestino que estamos presenciando hoy en numerosos países y medios de comunicación occidentales.


Aunque muchos cristianos en Occidente no tienen problemas con la legitimación teológica de la guerra, la gran mayoría de los cristianos palestinos no toleran la violencia, ni siquiera por parte de los impotentes y los ocupados. En cambio, los cristianos palestinos están plenamente comprometidos con el camino de Jesús en la resistencia creativa y no violenta (Kairos Palestina, §4.2.3), que utiliza “la lógica del amor y recurre a todas las energías para hacer la paz” (§4.2.5). Fundamentalmente, rechazamos todas las teologías e interpretaciones que legitiman las guerras de los poderosos. Instamos encarecidamente a los cristianos occidentales a que nos acompañen en esto. También nos recordamos a nosotros mismos y a nuestros compañeros cristianos que Dios es el Dios de los oprimidos y que Jesús reprendió a los poderosos y exaltó a los marginados. Esto está en el centro de la concepción de justicia de Dios. Por lo tanto, estamos profundamente preocupados por el fracaso de algunos líderes y teólogos cristianos occidentales en reconocer la tradición bíblica de justicia y misericordia, tal como la proclamó por primera vez Moisés (Deuteronomio 10:18; 16:18-20; 32:4) y los profetas. (Isaías 1:17; 61:8; Miqueas 2:1–3, 6:8; Amós 5:10–24), y como ejemplificado y encarnado en Cristo (Mateo 25:34–46; Lucas 1:51–53; 4:16–21).


Finalmente, y lo decimos con el corazón roto, responsabilizamos a los líderes y teólogos de las iglesias occidentales que respaldan las guerras de Israel por su complicidad teológica y política en los crímenes israelíes contra los palestinos, que se han cometido durante los últimos 75 años. Los llamamos a reexaminar sus posiciones y cambiar de dirección, recordando que Dios “juzgará al mundo con justicia” (Hechos 17:31). También nos recordamos a nosotros mismos y a nuestro pueblo palestino que nuestro sumud (“resiliencia”) está anclada en nuestra causa justa y nuestro arraigo histórico en esta tierra. Como palestinos cristianos, también seguimos encontrando nuestro coraje y consuelo en el Dios que habita con aquellos de espíritu contrito y humilde (Isaías 57:15). Encontramos valor en la solidaridad que recibimos de Cristo crucificado y encontramos esperanza en la tumba vacía. También nos sentimos alentados y fortalecidos por la valiosa solidaridad y el apoyo de muchas iglesias y movimientos religiosos de base en todo el mundo, que desafían el dominio de las ideologías de poder y supremacía. Nos negamos a ceder, incluso cuando nuestros hermanos nos abandonan. Estamos firmes en nuestra esperanza, resilientes en nuestro testimonio y continuamos comprometidos con el Evangelio de la fe, la esperanza y el amor, frente a la tiranía y la oscuridad. “Ante la ausencia de toda esperanza, lanzamos nuestro grito de esperanza. Creemos en Dios, bueno y justo. Creemos que la bondad de Dios finalmente triunfará sobre el mal del odio y de la muerte que aún persiste en nuestra tierra. Veremos aquí “una nueva tierra” y “un nuevo ser humano”, capaz de levantarse en el espíritu para amar a cada uno de sus hermanos y hermanas” (Kairos Palestina, §10).


¡Venga tu Reino!

Organizaciones e Instituciones firmantes


· Kairós Palestina


· Christ at the Checkpoint (Cristo en el puesto de control)


· Colegio Bíblico de Belén


· Centro Ecuménico Sabeel de Teología de la Liberación


· Universidad Dar al Kalima


· Centro Al-Liqa de Estudios Religiosos, Patrimoniales y Culturales en Tierra Santa


· La YMCA de Jerusalén Este


· La YWCA de Palestina


· Sociedad Árabe Ortodoxa, Jerusalén


· Club Árabe Ortodoxo, Jerusalén


· El Departamento de Servicio a los Refugiados Palestinos del Consejo de Iglesias de Oriente Medio


· Instituto de Educación Árabe Pax Christi, Belén




bottom of page