top of page

El idioma árabe es vital para los sistemas educativos del futuro

Actualizado: 18 sept 2023

Esta columna de opinión fue escrita por Latrecia Wilson, Directora Ejecutiva de QFI, y publicada originalmente en el portal Euronews el 18 de mayo de 2023. La traducción del texto fue realizada por el Instituto de Cultura Árabe de Colombia. Qatar Foundation International (QFI) es una organización con sede en Washington, EEUU, y comprometida con el fomento del valor de la enseñanza y aprendizaje del árabe como una lengua global.

El acceso a idiomas críticamente necesarios, incluyendo el árabe, se está convirtiendo en un problema de justicia social.


Sin acceso al aprendizaje de idiomas, los trabajadores del siglo 21, especialmente aquellos que son marginalizados o están en condición de desventaja, encuentran una significativa pérdida de oportunidades económicas, sociales y culturales.


En 2022, un informe realizado por la organización RAND, estimó un retorno de £2 por cada euro invertido en la enseñanza del árabe, francés, mandarín o español en el Reino Unido.


Más aún, dicho informe encontró que la erradicación total de las barreras del lenguaje entre países donde se habla chino, árabe, francés y español, podría aumentar las exportaciones anuales del Reino Unido en alrededor de 19 billones de libras esterlinas (€21.8bn).


Mientras que estas cifras solo corresponden al Reino Unido, el incremento de la educación en idiomas en otras economías europeas tendría efectos exponenciales y positivos en todas las esferas.


Los trabajadores bilingües tienen más oportunidades

El impacto socioeconómico positivo que tiene el multilingüismo está en aumento - es por eso que los estudios muestran que aprender lenguas extranjeras, principalmente aquellas que con menos frecuencia se enseñan y que son críticamente necesarias, está asociado con salarios más altos y con incremento salarial.


En Estados Unidos, un estudio estimó que hablar una segunda lengua potenció las ganancias de los graduados de pregrado en un promedio de 2% más, comparado con aquellos que no aprendieron otro idioma.


Los trabajadores bilingües y bi-alfabetizados tienen la oportunidad de aprender de otras culturas y participar en el escenario internacional de maneras que otros trabajadores que no cuentan con estas habilidades, no podrían aprovechar.


El sistema educativo, en su estado actual, está mal equipado para abordar esta necesidad crítica, que empieza desde una edad temprana.


Los estudiantes experimentan retos de equidad e inclusión, y los futuros graduandos continuarán perdiendo las oportunidades transformadoras que conllevan aprender idiomas.


Si el propósito de la educación es equipar a los estudiantes con habilidades necesarias para vivir en un ambiente socio-cultural diverso y complejo, la educación en idiomas es la base.


La Unión Europea lista el multilingüismo como una competencia clave, pero todavía necesitamos ver más escuelas dando pasos adelante y retando a mentes jóvenes y talentosas a desarrollar habilidades linguísticas valiosas.


El árabe es uno de los idiomas más hablados en el mundo, ¿por qué no hay más escuelas ofreciendo su enseñanza como parte de sus programas habituales desde edades tempranas?

Actividad de sensibilización con el idioma árabe para estudiantes universitarios a cargo del Instituto de Cultura Árabe en Barranquilla, Colombia.


¿Por qué el árabe está subrepresentado en las escuelas?


El árabe es el idioma oficial en más de 27 países. Es una de las seis lenguas oficiales de las Naciones Unidas.


Por toda la Unión Europea, el árabe es consistentemente rankeado como uno de los idiomas más hablados, y los gobiernos, progresivamente, están posicionando el árabe como un lenguaje de importancia global y económica.


Es una oferta popular en los programas de idiomas en las universidades, y es con frecuencia reconocido como una de las lenguas del futuro, además, es incluido en políticas que celebran la diversidad e inclusión.


Aun así, la atención y la inversión en aprender este idioma en niveles primarios y secundarios (cuando el proceso de aprendizaje de idiomas es más efectivo) se queda corto.


La provisión del árabe está críticamente subrepresentada y necesita reflejar los cambios poblacionales. En muchos países, el árabe es la segunda lengua más hablada en la casa, sin embargo, rara vez es ofrecido como un curso en la programación escolar.


Cuando es ofrecido, la enseñanza del árabe usualmente se enmarca en el hogar y comunidad, o es únicamente enseñado en escuelas comunitarias, con poco enfoque en el marco de Modern Foreign Language (MFL) a menos de que sea un ambiente educativo de élite o privilegiado.


Este enfoque le quita oportunidades a la población en general de acceder a una de las lenguas más antiguas y ricas del mundo.


Al no proveer acceso al aprendizaje de árabe a las masas, aquellos que apelan al sistema educativo público para el crecimiento socio-económico en el mercado global, se pierden un gran rango de oportunidades que el aprendizaje de idiomas, especialmente el árabe, proporciona.


Estas oportunidades deberían estar disponibles para todos.

Curso de idioma árabe del Instituto de Cultura Árabe de Colombia en Barranquilla, Colombia.


Necesitamos un ecosistema que promueva la sensibilización cultural y el entendimiento mutuo.


Los estudiantes que empiezan a aprender árabe a una edad temprana logran mejores habilidades comunicativas. Hemos presenciado, una y otra vez, el impacto transformador que causa el aprendizaje de un idioma extranjero.


Estudiantes con o sin un conocimiento previo del árabe y que aprendieron el idioma a través de programas apoyados por QFI, han llegado a trabajar en política, comercio, derecho, periodismo y educación.


Cuando los rectores de las escuelas, los profesores, estudiantes y padres de familia se juntan alrededor del aprendizaje de idiomas, comunidades enteras se transforman.


Un programa exitoso de educación temprana en idiomas necesita estos elementos: tomadores de decisión que apoyen el multilingüismo a través de la asignación adecuada de recursos, administradores comprometidos a avanzar en la educación de idiomas, profesores certificados en lenguas, exámenes apropiadas de progresión lingüística, padres motivados y estudiantes curiosos.


Juntos, ese ecosistema puede promover una mejor sensibilización cultural, el entendimiento mutuo y la cohesión social. Esto es esencial para todos los idiomas, pero especialmente para el árabe.




bottom of page