top of page

Palestina en los "Cuadros Vivos" de Galeras, Sucre

Actualizado: 8 feb

Por: Valentina Montes Osorio*

En esta edición del Blog, el Instituto de Cultura Árabe de Colombia quiere resaltar a artistas, gestores culturales y activistas que han utilizado su voz, saberes y oficios para denunciar y rechazar el genocidio y etnocidio en Palestina. 

El Colectivo Lunático es, en palabras de Kelys, una de sus fundadoras, una familia que trabaja para salvaguardar y difundir su herencia ancestral indígena y afro, especialmente, la tradición de la creación de cuadros vivos en el municipio de Galeras, Sucre. Dicho colectivo tiene a su cargo un Semillero de Patrimonio Vivo del que hacen parte aproximadamente treinta niños y niñas, a quienes se le imparten conocimientos sobre música, arte, prácticas y saberes culturales propios de su municipio, y por supuesto, teoría sobre los cuadros vivos. 


En la búsqueda por gestionar recursos para el desarrollo de sus actividades, su trayectoria les ha permitido postular a diversas convocatorias del Ministerio de las Culturas, las Artes y Los Saberes, siendo actualmente acreedores del incentivo monetario otorgado a través de la convocatoria “Jóvenes por el Cambio 2023”.


Si bien dentro del Colectivo no existe una jerarquía, cada persona tiene asignada una función específica. Adriana, quien es contadora de profesión, ejerce un rol de liderazgo en la producción de las puestas en escena, y es quien se encarga de los maquillajes de los actores; Stephany y Shirlene Malambo, quienes son artistas dramáticas y escénicas, respectivamente, se ocupan primordialmente de la parte creativa y Kelys Luna, quien es educadora, actúa como un puente entre los niños y el colectivo, así como tambien, al estar radicada en el municipio, es quien continúa con los procesos alrededor del año. A su vez, ellas resaltan las contribuciones que hace Marlon Peroza, músico, la abuela sabedora que es artesana y un maestro de los saberes tradicionales de la cocina local. La labor como gestoras culturales y vigías de patrimonio de Shirlene y Kelys, está reconocida dentro del Directorio Cultural  del Ministerio de las Culturas, las Artes y Los Saberes colombiano. 



Cuadros vivos: Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación camino a la UNESCO

De acuerdo a la Facultad de Artes y Humanidades de la Universidad de los Andes, “los cuadros vivos constituyen representaciones públicas y efímeras de una escena detenida en el tiempo sobre un motivo religioso, moral o político”. Por su parte, el Ministerio de Cultura afirma que la particularidad de los cuadros vivos en Galeras recae principalmente en que la vigencia de esta tradición surja de la “apropiación colectiva de este arte popular”; la comunidad, especialmente los jóvenes, se involucran activamente en la conformación de las obras y existen todo tipo de prácticas culturales alrededor de las mismas. 


La Resolución número 3881 de 2013 del Ministerio de Cultura, incluye a la manifestación de los “Cuadros Vivos” de Galeras, Sucre, a la Lista Representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial del ámbito Nacional y adopta su Plan Especial de Salvaguardia (PES), que, al reconocer el carácter “vivo y dinámico” de la prácticas culturales de las comunidades, se definen como una herramienta al servicio de ellas y se fundamentan en una alianza social-administrativa, que permite la conservación de sus tradiciones al otorgarles roles directivos en la conformación y puesta en marcha de las estrategias de corto a largo plazo, consignadas en dicho documento. 


Esta práctica, fue nominada en el año 2021 a “la Lista Representativa de Patrimonio Inmaterial Cultural de la Humanidad” de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Sobre dicha postulación, se tendrá una respuesta este año. Sin embargo, cabe mencionar que, actualmente la UNESCO los considera como parte Patrimonio Cultural Inmaterial para el Desarrollo Sostenible dada su contribución al “el turismo comunitario inclusivo, la conciencia social de los portadores, así como su desarrollo productivo, educativo y el diálogo intergeneracional”. 


Evolución de los Cuadros Vivos 

La evolución de la tradición de los Cuadros Vivos puede dividirse en tres grandes etapas


La primera etapa, que data de la última tercera parte del siglo XIX e inicios del siglo XX, es donde los cuadros vivos son utilizados como instrumentos de evangelización por la iglesia católica. Kelys agrega que los españoles, al darse cuenta que las personas del territorio eran “iletradas”, recurrieron a enseñarles pasajes de la biblia con base a estas representaciones, donde ellos eran vestidos por sus conquistadores y colocados en un nicho (escenario), que los aislaba de su cotidianidad y espacio propio. En este periodo, “todos los cuadros eran silenciosos y fijos”.


En la segunda etapa, que transcurre en el siglo XX, se marca el hito de la constitución del Festival Folclórico de la Algarroba en el año 1989, cuando por primera vez, se presentan cuadros vivos que no responden del todo a cuestiones religiosas. Kelys afirma que dicha transformación responde a la apropiación del pueblo de la tradición, por tanto, los cuadros empezaron a mostrar imágenes de la cotidianidad del municipio: a la mujer artesana, al hombre campesino en sus labores, etc…


La tercera etapa significó un renacer de la tradición, esto, en vista que los galeranos, al ver que la misma mermaba en la nuevas generaciones, crearon una “estrategia de revitalización que ha dado resultados como la inclusión de los Cuadros Vivos de Galeras en la lista Representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial del Ámbito Nacional”. 


Finalmente, en su etapa contemporánea, los cuadros vivos representan ideas, sueños, metas, inconformidades, y hasta se protesta a través de ellos. Son experimentales porque se agregan luces y sonidos, elementos que antes no se utilizaban.  Pasaron de lo inmóvil, de esa imposición, a lo que se mueve. De ahí la división entre el “cuadro tradicional (cuadros que representan motivos religiosos) y cuadro contemporáneo, respectivamente”. 





Libertad : Un cuadro vivo en homenaje a la libertad del pueblo palestino 

Durante la versión número 36 del Festival del Cuadro Vivo de Galeras, Sucre, del 4 al 8 de enero de 2024, el Colectivo presentó la instalación “Libertad”, y éste fue merecedor del tercer puesto en la categoría experimental.


Inspirada en la fuerza de las mujeres, de las madres que se juntan y encuentran en sí mismas la entereza para alejar las debilidades y las tristezas, la obra “Libertad”, en palabras de Shirlene “es una imagen fuerte, es un mujer entre los escombros”. De una tinajera sale un velo rojo que representa la sangre. “La esperanza que se derrumba queda representada en el pesebre en ruinas”, contestaron los galeranos parte del Colectivo Lunático. El Cristo en su crucifijo busca interpelar al espectador y resaltar la confluencia y diversidad religiosa que existe en el territorio palestino. La iglesia y la esperanza se derrumban, pero la mujer da un grito de libertad con la bandera de Palestina. 


Adriana nos dice que “Libertad concentra la esencia del cuadro vivo”, porque tomaron muchos objetos al “alcance de la mano” y poco a poco, fueron agregando más para complementar su creación. La reacción de las personas así lo confirma, pues las integrantes del Colectivo relatan que la gente se acercaba muy conmovida, en ocasiones llorando y exclamando ¡Palestina libre! 


Era ese precisamente el propósito de aquella obra de acuerdo a Stephany: “alzar la voz por los que no tienen voz, apelar a nuestro interior, a nuestra raíz”, los galeranos fueron víctimas del conflicto armado colombiano, y en ese momento los cuadros, como lo lograron ahora, consiguieron promover la justicia, la paz y la reconciliación. 



Una apuesta anticolonial 


La lucha anticolonial ha dado la vuelta al mundo para abrir espacios donde la reinterpretación de las costumbres y tradiciones, que han sido viciadas por las imposiciones coloniales, puedan reinventarse. Exigir la reivindicación de las naciones, sus culturas e historias, que han sido víctimas del colonialismo y el neocolonialismo, es un tema propio de la agenda internacional actual.  


Es este el caso de los habitantes de Galeras, Sucre, un municipio de Colombia con una extensión de ​​ 321 km², quienes se ven reflejados en la Franja de Gaza, con un pasado y un presente poscolonial común. 


Trivia de Preguntas

¿Por qué alzar la voz? 


Alzamos la voz por las minorías, alzamos la voz por esas comunidades, en este caso, indígenas, afro, palestina, porque hemos encontrado la fuerza. Sentimos que podemos expresar mucho de lo que ellos han callado a lo largo de tanta discriminación y diversos factores. 

 

¿Qué es lo que más les llama la atención sobre el mundo árabe?


La resiliencia.


¿Cuadro tradicional o cuadro contemporáneo/experimental? 


El experimental.


Un mensaje que el Colectivo querría expresar a la comunidad palestina.


“Estamos viendo. Vamos a contribuir a que esto pare, a que podamos ser felices todos en este mundo creado no solo para algunos”. 



 

* Valentina Montes Osorio es estudiante de Relaciones Internacionales de la Universidad del Norte y miembro del equipo editorial del Instituto de Cultura Árabe de Colombia. Fue presidenta del Comité Estudiantil de Relaciones Internacionales (CERI) en el año 2022 y directora de la sección de poesía de Gazeta, el Boletín del Departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales. Ha sido voluntaria en múltiples organizaciones, entre las que destaca la Organización Amigos de las Américas en 2020.


bottom of page